October Fest 2014

 

Estimados socios,


Al igual que el año pasado, este sábado 25 de Octubre vamos a hacer nuestro Oktoberfest 2014, en la pérgola del Club, de 13 a 17 hrs.

Nos importa mucho la asistencia de todos ustedes ya que es una actividad que se enmarca dentro de las celebraciones de los 150 años del Club.
La idea es que vengan con toda su familia a compartir un almuerzo  y una degustación espectacular de variadas marcas naciones e internacionales.
Habrá además, una banda de Blues acompañando el almuerzo.

Estaremos realizando una pre venta en el Club el miércoles que es el día que haremos una degustación de lo que tendremos el sábado.

Recuerden que habrán precios preferenciales el día sábado de todos los productos exhibidos con despacho a domicilio.

Nos vemos el sábado!

Discurso a cargo de don Cristián Nazer, Rector Universidad Finis Terrae

Presentación Libro 150 años del Club de la Unión de Santiago

Muy buenas tardes. Es muy grato para mí celebrar junto a ustedes la presentación del libro Club de la Unión. 150 años. Y hacerlo en esta casa, cuyos muros contienen historia y patrimonio. Porque bien sabemos que la herencia arquitectónica y artística de un país son piezas fundamentales de su acervo cultural. Algo que debemos resguardar y preservar con especial ahínco en estos tiempos, cuando a menudo la ilusión de un futuro siempre mejor, amenaza con dejar atrás todo vestigio del pasado. Porque sabemos también que difícilmente se progresa con identidad propia si no se considera nuestra memoria, ese espacio común de valores, creencias, expresiones y costumbres. Ese legado que nos dejaron nuestros antepasados y que, ni más ni menos, nos constituye como comunidad.

Discurso a cargo de don Cristián Zegers Ariztía., Director El Mercurio

Presentación Libro 150 años del Club de la Unión de Santiago 

Escasas son las instituciones no públicas que enteran siglo y medio de trayectoria en el Chile republicano. Este club es una de ellas, y la ha recorrido con señorío, no encerrado en sí mismo, sino finamente atento al devenir de los tiempos, sin perder nunca la inspiración de convivencia que lo fundó, ni el rasgo elegante que marca su sello.        

En esta específica materia —el club—, Chile no miró hacia lo francés, como en tantas otras áreas, sino a la  forma inglesa de amistad y convivencia. Con este modelo británico de normas y maneras —porque no únicamente la Billa vino de Londres— se consolidó como institución.    Es más, con similar  clasicismo pudo replicarse en Viña del Mar,  y con adaptaciones y variantes, en escalas más reducidas, pero incluso hasta con el mismo nombre, se la vio surgir cercana a la plaza de la mayoría de las ciudades chilenas importantes de principios del siglo pasado.